Declaración de Prodigalidad

Se puede definir la prodigalidad como la conducta habitual de una persona que disipa, malgasta sus bienes de una forma desordenada.

El juez determina esa declaración de prodigalidad que no se ha de confundir con la incapacitación, nombrando un curador, y fijando que actos patrimoniales y económicos necesitan la supervisión y ratificación del curador. Si faltara esta aprobación los actos serían anulables.

Hay que señalar que esta declaración se ha inscribir en el Registro Civil necesariamente, pero además también se puede en el Mercantil, en el de la Propiedad, u otros de carácter administrativo o privado.

Consulte sin compromiso.

Contactar 934514050